Qué comer en Cantabria


Si estamos en Cantabria, una de las cosas que no debemos pasar por alto es su gastronomía. Muchos de sus platos no son tan conocidos para quienes somos de fuera ni son el motivo para viajar, pero los ingredientes que ofrece esta tierruca son de primerísima calidad. >> Guardar en Pinterest

Desde el océano hasta las altas montañas: cocina tradicional que va desde guisos, pescados y mariscos típicos del Mar Cantábrico, hasta los platos de cuchara y carne de caza que se han servido en las zonas de interior a lo largo de la historia. La gastronomía cántabra es un complemento perfecto para un viaje a esta región y una forma de sumergirse un poco más en su cultura. Toma nota:



1. Anchoas: las conservas de anchoa, concretamente las de Santoña son un clásico cántabro también en otras villas marineras. Se pescan en la misma bahía y la elaboración de la conserva se realiza de manera artesanal con aceite de olvia, en un proceso que dura 1 año. Un producto de primera calidad perfecto para traer a casa.

2. Rabas: son como los calamares a la romana pero no tienen forma de anilla y están mejor que en ningún sitio (es lo que tiene tener el Mar Cantábrico). Vienen rebozados en harina y fritos, crujientes por fuera y tiernas por dentro. Una tapa perfecta para abrir el apetito con unas cervezas o un vinito.

3. Cocido montañés: es uno de los platos más típicos que no puede faltar en una zona con tan buena carne y frío en invierno. Similar a otros cocidos, este se prepara con con alubias blancas (y no garbanzos), berza (una especie de col) y se le añade tras carnes como tocino y costilla.  Este es típico del valle de Cabuérniga.

4. Cocido Lebaniego: otro tipo de cocido, pero este solo se suele encontrar en la comarca de Liébana. Es otro plato tradicional y potente que también entra muy bien en invierno. A diferencia del anterior, este se hace con garbanzos, patatas y compango (carne ahumada típica de Asturias.). 

5. Sorropotún: o marmita de bonito del norte, como la del País Vasco, pero versión cántabra. Un guiso de pescado hecho a base de bonito, cebolla y patatas que se sirve en cuencos de barro. Este plato siempre ha estado ligado a las celebraciones en las villas pesqueras. El 16 de Agosto se preparan y reparten las raciones gratuitamente.


6. Quesos cántabros: Cantabria es una gran productora de lácteos y todos sus derivados como el queso. Los hacen de todo tipo: desde los más suaves a más fuertes como el queso azul: de vaca, de oveja o de cabra. Tanto es así que tienen nada menos que 3 denominaciones de origen!

7. Sobaos Pasiegos: es uno de los dulces más populares y ricos de la gastronomía cántabra, concretamente de los Valles Pasiegos. Son unos bizcochitos que tienen como ingrediente principal la mantequilla y se toman en el desayuno o la merienda, acompañados de un vaso de leche o un café y son completamente adictivos. No vuelvas a casa sin comprar unos sobaos artesanales.

8. Quesada: es otro de los dulces tradicionales también típico de la comarca del Pas, donde no puede faltar la mejor materia prima de Cantabria: los lácteos. Es una especie de tarda que se hace con queso fresco o leche cuajada, con un poco de canela y una ralladura de limón. Otro producto perfecto para llevar a casa.

9. Corbatas de Unquera: también es un dulce típico de Cantabria, original del pueblo de Unquera. Estas corbatas son hojaldres  con forma y bien crujientes cubiertas de un glaseado de azúcar y una capa de almendras. 

10. Aguardiente de orujo: para ponerle el broche final a una buena comida cántabra y también a este post, os recomiendo probar el aguardiente de orujo típico del valle de Liébana, servido bien fresquito para hacer las comidas más digestivas. 

Algunos de estos bocados no son tan conocidos fuera de Cantabria, pero otros sí ¿verdad? es posible que ni supieras que eran platos o productos típicos de aquí. ¿Habías probado alguno antes? Yo me quedo con los dulces pasiegos :). >> Guardar en Pinterest

1 comentario:

  1. mari carmen perez grau20 octubre, 2021

    que alimentoa mas ricos que tenemos en España y que variados, sobre todo en esos entornos tan bonitos

    ResponderEliminar