Consejos antes de viajar en crucero


Organizar un crucero no es sencillo, especialmente si es la primera vez que vamos a viajar a bordo. Conviene dejarnos asesorar por profesionales y otros viajeros con experiencia, pero también seguir una serie de consejos y saber qué nos vamos a encontrar a bordo. Como todo en esta vida, según lo que vayamos buscando, viajar en crucero tiene sus ventajas y sus inconvenientes, pero informándonos correctamente será un viaje perfecto. Solo quiero dejar lugar a las sorpresas buenas y a la superación de vuestras expectativas. Hacer un crucero y navegar es una experiencia maravillosa, sobre todo si te encanta el mar>> Guardar en Pinterest

Aquí dejo una serie de consejos que conviene leer antes de reservar para saber qué tipo de crucero se amolda a nuestras preferencias y una vez a bordo todo vaya de lujo:



Antes de reservar:

1. Elige tu destino e itinerario: crucero por el MediterráneoFiordos Noruegos, Islas Griegas, EmiratosCaribe... y hasta Asia. Hay mil destinos aunque los más demandados en el turismo español (por comodidad y precio) son el Mediterráneo, Fiordos o Islas Griegas. Comprueba que el destino que te gustaría conocer está disponible en la fecha que dispongas para viajar.

2. Elige las fechas en las que vas a viajar: pueden modificar y condicionar mucho la experiencia de tu crucero. Según la época del año podrás elegir unos u otros destinos: por ejemplo el crucero de los Fiordos solo está disponible en verano. En invierno los barcos se van a hacer cruceros por el Caribe o Emiratos. 

Viajando en verano obtendrás las tarifas más elevadas del crucero, estará lleno de gente y será muy difícil encontrar una hamaca libre. Sin embargo el clima acompañará y podrás disfrutar del buen tiempo, de las cubiertas al aire libre y las piscinas, habrá mucha más animación y turismo de todo tipo (familiar, grupos de amigxs, parejas...). 

3. Acudir a una agencia de viajes: un crucero necesita bastante preparación y papeleo por lo que es buen idea acudir a profesionales que se dedican a organizar este tipo de viajes casi a diario. Te aconsejan y asesoran en todo lo que necesites y por lo general, la diferencia de precio entre los presupuestos que ofrecen las agencias de viaje tradicionales y lo que puedas encontrar por Internet es inexistente (y ayudas a conservar el comercio local!)

4. Elegir la naviera: es importante saber que cada naviera tiene su idioma oficial a bordo y aunque la mayoría del personal habla diferentes idiomas, no todo el mundo tienen por qué saber español. Estos idiomas suelen ser inglés e italiano y esto no quiere decir que te vaya a ser imposible comunicarte, solo que podrás no comunicarte en español con todo el mundo. También es imporante saber que hay navieras enfocadas a perfiles más familiares, económicos... y otras para pasajeros con más poder adquisitivo, que buscan más tranquilidad y un trato exclusivo. >> Elige tu naviera adecuada

5. Reservar con mucha antelación: si tienes posibilidad, hazlo incluso un año antes. A medida que avanza el año las mejores cabinas y camarotes se van agotando y los precios van subiendo. Si esperas a última hora puedes llegar a pagar el doble por las mismas prestaciones: 750 € por persona pueden pasar a ser 1400 €. 

(Es posible que si esperas a última hora se lancen 'ofertas flash' tiradas de precio. Son las cabinas o camarotes que no se han vendido y se quedan colgadas pero eso no siempre ocurre, de hecho pasa pocas veces.)

6. Precio final de la reserva: debemos tener claro que el precio del 'crucero' incluye el alojamiento a bordo, la pensión completa y la mayoría de espectáculos e instalaciones (debemos asegurar que también incluya las tasas portuarias). No incluye los traslados hasta el puerto de embarque (podría ser necesario hacerlo en avión o tren), restaurantes especiales, paquetes de bebidas, excursiones u otros servicios extra y actividades como sesiones de spa, compras a bordo o el seguro de viaje. Todo ello se le debe ir sumando al precio del crucero para obtener el precio final de la reserva.

7. Seguro de viaje - crucero: siempre es recomendable contratar un seguro cuando viajamos, pero en el caso de los cruceros todavía más. Los cruceros se reservan con mucha antelación y pueden pasar mil cosas por las que haya que cancelar el viaje (esas causas deben estar cubiertas por el seguro). De esta forma podrás recuperar gran parte de tu dinero. Piensa que, conforme pasa el tiempo, los gastos de anulación van subiendo y pueden llegar a ser hasta el 100%. (No te preocupes por esto, las fechas de gastos vienen indicadas en la reserva, pero debes estar pendiente). Haz una copia de la póliza del seguro para llevarla con toda tu documentación durante el viaje.

8. Dietas especiales a bordo: debes especificarlo en el momento de hacer la reserva en tu agencia de viajes. La petición llegará correctamente al personal del barco y en los cruceros la variedad y el servicio de cocina es brillante y no existirá ningún problema. 

Los camarotes:

9. ¿Interior, vista mar o balcón? si tu presupuesto es escaso, la cabina interior es la más económica. Si tienes algo de claustrofobia, mejor escoger un camarote con vista al mar (ojo con la vista obstruida) y si quieres una experiencia completa y el presupuesto no es problema, lo mejor es el camarote con balcón. También depende mucho de los pasajerxs. Si reservas una cabina interior disfrutarás más de las instalaciones del barco que si tienes tu propio balcón. Son opciones a valorar. Por mi experiencia en las diferentes cabinas yo me quedaría con el camarote con balcón aunque tenga que ahorrar un poco más.

Recuerda que viajas en un barco, por tanto las cabinas y camarotes no son como la habitación de un hotel. El espacio es mucho más reducido y está mejor aprovechado. De ahí que tal vez la cabina interior de algo de claustrofobia (aunque no tiene por qué). Si escoges la cabina interior seguro que pasarás más tiempo disfrutando de los espacios comunes y abiertos del barco.

10. Ubicación del camarote: es un factor a tener en cuenta. Por ejemplo, en la zona delantera o trasera será donde más pueda moverse el barco si el mar no está bueno: la parte central es la mejor. En los puentes inferiores es posible que puedan oírse ruidos (si están cerca del restaurante, la discoteca o de las máquinas). 

11. Planos de puentes y cubiertas: en las webs oficiales de los cruceros puedes encontrar los planos de las cubiertas de cada buque para ayudarte a elegir tu camarote. Por ejemplo, los pasillos también son larguísimos y escoger los camarotes cerca de los ascensores también es buena idea.

Equipaje y embarque:

12. ¿Qué llevar en la maleta?: según el destino que hayas elegido y su duración, tu maleta tendrá que adaptarse. Recuerda llevar ropa cómoda para hacer excursiones, ropa deportiva si quieres hacer uso del gimnasio, algún conjunto elegante para el restaurante a la carta y cena de gala (algunos exigen código de vestimenta) y bañador para piscinas o jacuzzi. Las toallas no son necesarias ya que las facilitan durante toda la estancia. Puedes llevar botellas de agua y líquidos en tu neceser sin problema (botellas de alcohol están prohibidas), pero en caso de tener que llegar en avión al puerto de embarque, no olvides consultar y respetar las condiciones de equipaje de la aerolínea. Tampoco olvides un pequeño botiquín y adaptadores de luz (y algún ladrón) según la naviera que hayamos escogido.

>> Cómo hacer la maleta para un crucero

13. Pastillas para el mareo: no temas por los mareos o por si el barco se mueve, un crucero no es un ferry y tiene mucha estabilidad. Solamente si el mar está muy malo notarás cierto movimiento dentro del crucero. En cualquier caso nunca está de más llevar pastillas para el mareo como la biodramina, pero seguro que no te será necesario.

14. Etiqueta correctamente el equipaje: cuando tengas toda la documentación de tu crucero también obtendrás las etiquetas para tu equipaje. Aquí va toda la información necesaria (como el número de camarote y propietario) para que el personal de la naviera haga llegar tus maletas a tu camarote, por ello es importante que vayan bien colocadas y así facturar sin problema.

15. Embarca temprano: evitarás colas y aglomeraciones y una vez a bordo podrás explorar todas las instalaciones del barco sin prisa y con tranquilidad, antes de que suban a bordo el resto de pasajeros que se encuentran en la escala haciendo turismo. Tu camarote no estará preparado hasta las 13 o 14 hrs. y tampoco tendrás acceso a tu equipaje así que es recomendable llevar contigo un bolso o mochila de mano para la documentación y demás. Mientras puedes picar algo en el buffet o tomar algo en algún bar. 

16. Documentación a mano en el embarque: lleva toda la documentación preparada y a mano  durante el proceso de embarque porque lo pedirán varias veces en tierra, en los controles de seguridad y a bordo en el mostrador (tarjetas de embarque, pasaportes, etiquetas de las maletas bien colocadas, el papeleo de la reserva...). Una vez embarcáis os tomarán una fotografía y se os entregará una tarjeta que funcionará como llave del camarote y para bajar o subir a bordo en las escalas. Irá asociada a una tarjeta de crédito (por si se realiza alguna compra o gasto a bordo).

A bordo:

17. Programación: por las noches recibirás en el camarote la programación de cada día, actividades a bordo y sus horarios, información de la próxima escala y horario de llegada y salida, espectáculos, servicios a bordo y demás. Si el crucero es moderno también podrás consultarlo en la TV.

18. Fumar a bordo: está prohibido en interior y exterior, también en los camarotes y los balcones. Existen zonas habilitadas donde sí se puede fumar y están señalizadas. Fumar en tu camarote es motivo de expulsión si te pillan. Recuerda que viajas con muchos más pasajerxs y la educación y el respeto es primordial.

19. Simulacro de emergencia: debes asistir porque es obligatorio y por tu seguridad y el resto de pasajerxs. Se realiza el primer día del embarque para todos los recién llegados y aquí os explicarán cómo usar un chaleco salvavidas, dónde están las salidas de emergencia más cercanas a vuestro camarote etc. Aunque es puro protocolo, nunca se sabe y debemos estar informados y preparados.

20. Propinas: o tasas de servicio, teóricamente son obligatorias. Se pueden pagar de diferentes formas: o se incluye en el precio final del crucero y se pagan junto a la reserva o se cobran al embarcar por primera vez o en el desembarco al finalizar el crucero. Desconozco ya si una vez a bordo puedes solicitar 'no pagar propinas' aunque yo personalmente sí lo haría, puesto que somos nosotros quienes no tenemos costumbre de dejar propina, pero realmente es personal que tenemos siempre a nuestro servicio y por norma general siempre es gente muy agradable y atenta.

21. Móviles e Interet: en medio del mar no habrá ni datos ni cobertura, por lo que estarás completamente incomunicadx ¡aprovecha para reducir esa adicción y disfrutar de tus vacaciones!. Los cruceros tienen acceso a wifi (previo pago) pero contabiliza por horas, es muy caro y de mala calidad. Utiliza la red wifi de los puertos al llegar a tierra o el roaming que ahora es gratuito en Europa (podrás navegar y utilizar tus datos sin coste extra). También es recomendable llevar el móvil en modo avión por si se pudiera aplicar cualquier cargo al conectarse a alguna red que no sea la nuestra.

22. Las cenas: podemos cenar de buffet (informal) o en el restaurante a la carta (incluido en el crucero, pero de código más elegante). Hay 2 turnos de cena en el restaurante: horario europeo (a las 19 hrs.) y nuestro horario (a las 21 hrs.). Nuestro turno se asigna en el momento de realizar la reserva. Según el tipo de tarifa que hayamos escogido, podremos elegirlo o no. En caso de que no se nos de el turno que preferimos, siempre podemos consultar a bordo si podemos cambiarlo y si hay disponibilidad no habrá problema. 

Hay una noche especial: la cena de gala que cuenta con la presencia del capitán y su tripulación. En esta cena la vestimenta es muy formal y la animación es diferente a las demás (y muy divertida!) pero no es obligatorio asistir a esta. Si lo preferimos, podemos cenar en el buffet u otro restaurante.

Excursiones:

Recuerda que cada escala suele ser de un día y los horarios de desembarque y embarque son muy estrictos. En ciudades grandes como Roma o Venecia (por ejemplo) recorrerás y tendrás una idea de la ciudad, pero no la podrás visitar a fondo. Por el contrario podrás visitar cada día ciudades completamente diferentes incluso de diferentes países.

23. Excursiones programadas por la naviera: en cada escala existen excursiones enfocadas a diferentes tipos de perfil del pasajero. Puedes reservarlas a bordo pero no siempre hay disponibilidad. Hacerlo con antelación tiene ventajas: a la naviera le viene bien saber con antelación las excursiones que va a realizar porque ya se han vendido. Si reservas a bordo puede que haya disponibilidad o no. Reservando en la agencia de viajes también existen descuentos y packs excursiones para diferentes escalas no disponibles a bordo. 

Las excursiones ofertadas a bordo, aunque son más caras, ofrecen seguridad y garantía. Por ejemplo un atasco en la carretera que provoque un retraso del autobús (sucede mucho más de lo que podemos pensar), habiendo contratado la excursión de la naviera nos da la tranquilidad de que el barco no zarpará sin que lleguen los pasajeros, cosa que no sucede con excursiones que nada tengan que ver.

24. Excursiones por tu cuenta: encontrarás ofertas de otras actividades y excursiones que no tienen nada que ver con tu crucero y conocerás gente que las contrata porque son más económicas. Esta opción tampoco está mal, de hecho estas empresas se encargan de que nunca llegues tarde a la hora de embarque de tu crucero, pero debes saber que en caso de que ocurra algún contratiempo que no dependa de la empresa, el crucero no se hace responsable y no espera. 

Si simplemente desembarcas para visitar la ciudad donde atraca el crucero y no pretendes desplazarte más (como podría ser una escala en Génova) ten muy en cuenta los horarios. Recuerda que puedes subir a comer al crucero, bajar a tomar café, visitar la ciudad solo por la mañana... a tu gusto, pero teniendo en cuenta la hora de partir por la siguiente razón:

25. Horarios: la hora de partida del crucero en las escalas es sagrada. No esperan a nadie por ninguna razón como la anterior. La hora a la que debes estar a bordo antes de partir viene indicada en la programación del día y también informan en el desembarque. Controla la hora local. Si no consigues embarcar a tiempo tendrás que ingeniártelas para embarcar en la próxima escala (corriendo a tu cuenta los gastos de transporte y alojamiento que esto provoque). Igualmente, no está de más llevar una copia de la información de tu crucero en las excursiones, por si esto sucediera, contactar y facilitar el encuentro con tu crucero en la próxima escala, solo en caso de desembarcar por tu cuenta.


                                    

Hasta aquí los consejos que podemos ofrecer si sois cruceristas primeizxs (o has hecho ya algún crucero pero no te acuerdas). Si te han sido de ayuda, puedes compartir este post a quien creas que también puede servirle y si quieres guardarlo en Pinterest puedes hacerlo desde aquí. Gracias por leernos! :)


4 comentarios:

  1. Me parece super interesante !!!!!

    ResponderEliminar
  2. mari carmen perez grau20 octubre, 2021

    aunque en un principio creas que te da miedin, al final la navegacion acaba enamorandote, es mas, acaba enganchandote, verdad?

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Así es! Una vez lo pruebas estarás deseando volver a navegar. Por eso la mayoría de gente que lo prueba acaba repitiendo :)

      Eliminar