Templo de Wat Pho, el buda reclinado de Bangkok



El templo Wat Pho es una parada obligatoria de la capital de Tailandia. Es famoso por su buda reclinado de más de 43 metros de longitud que encaja perfectamente en el pequeño templo donde está situado y está recubierto de pan de oro completamente con una decoración de vidrio en forma de mosaico. Los pies están divididos en 108 imágenes que muestran los símbolos de buda (como elefantes blancos, bailarines, ofrendas en altares o tigres. Su gran tamaño deja solamente dos estrechos pasillos para rodear la espectacular estatua dorada. 

En la parte de atrás, según la tradición budista, hay recipientes en los que se reparte limosna. Simplemente se echan unas cuantas monedas en las urnas y nos 'dará buena suerte'. Creas en la suerte o no, es un gesto que agradecen ya que ayudas a mantener el templo.

Foto de Javier Álamo Andrés
Foto de hube.marc

Pero Wat Pho no solo es su buda reclinado. El complejo tiene una grandísima extensión amurallada y alberga cientos de imágenes de Buda. También hay una escuela de masaje tailandés (no te cortes y date el placer, uno de los mejores masajes del mundo a un precio económico como no verás en ninguna otra parte). 

Dentro del complejo también se encuentra la universidad más antigua de Tailandia y la escuela de enseñanzas de medicina tradicional tailandesa. 

Fotos de Boy de nijs



INFO ÚTIL
La entrada al templo es de 100 bath (2'5 €) por persona (Fuente)
 Un masaje tailandés sencillo de media hora cuesta unos 260 bath (7 €) (Fuente)
 Está situado bastante cerca del Palacio Real por lo que es buena idea combinar las visitas.
 Su horario es de 8 h. de la mañana a 18:30 h.
 Se recomienda no llevar pantalón corto.


Consejos para hacer fotografías

Leí el otro día un artículo que me pareció interesante que habla sobre los errores que no se deben cometer al realizar fotografías en los viajes. Puede ser bastante útil porque son esos mínimos detalles que pueden llegar a convertirse en un mundo cuando no se tienen en cuenta, o estropear esa gran foto. 

Recetas viajeras