Qué ver en Bruselas

Bruselas es una ciudad bella y elegante repleta de lugares que visitar, de los que tal vez no hayamos oído hablar antes. Cierta es esa imagen que tenemos de 'ciudad de negocios' ya que no solo es la capital belga, sino también la capital política de la Unión Europea, su sede administrativa y sede de la OTAN. 

Sin embargo y más allá de las oficinas del Gobierno Europeo, Bruselas es una ciudad medieval con una arquitectura preciosa y única en su casco antiguo, fruto de una emocionante historia a sus espaldas relacionada durante siglos directamente con la Corona de España. A día de hoy es una ciudad tranquila y cosmopolita a la vez, con un toque especial y alternativo gracias a su street art y su significativa gastronomía que ha dado la vuelta al mundo. ¿Te gustaría conocer más sobre la capital belga? toma nota: >> Guardar en Pinterest



1. La Grand Place: te quedarás con la boca abierta ante tanta belleza en una de las plazas más hermosas del mundo. Es una plaza adoquinada con mucha historia y una arquitectura muy particular que va desde la Edad Media en el siglo XV a siglos posteriores. Está rodeada por el Ayuntamiento de Bruselas, las casas de gremios y el museo de la ciudad.  

2. Manneken Pis: el símbolo más conocido de Bruselas: un niño desnudo orinando en una fuente. A pensar de encontrarse en pleno centro podría pasar desapercibido si no sabes exactamente dónde está porque apenas mide poco más de medio metro. Existen diferentes leyendas acerca de su origen, aunque ya existía una estatua parecida en una iglesia en el siglo XV.

3. Galerías Saint Hubert: son las galerías comerciales más elegantes y antiguas de Europa; más incluso que la Galleria Vittorio Emanuel II en Milán. En los escaparates relucen las marcas de alta costura, las joyerías, los bombones y selectas cafeterías. No temas si tu presupuesto es el de un mortal, recorrerlas y ver sus escaparates es completamente gratuito y recomendable.

4. Cerveza belga: tenemos que remontarnos a la Edad Media y a los monjes de los monasterios, quienes ya elaboraban este néctar de tradición centenaria. Las cervezas han ido evolucionando hasta ser a día de hoy de las más prestigiosas a nivel mundial, con más de 700 variedades de cerveza que podrás probar en cualquier bar del país.

5. Palacio y parque del Cinquentenario: es uno de los parques más vistosos de la ciudad coronado por un gran palacio en forma de U y un gran arco del triunfo que recuerda mucho a la Puerta de Brandeburgo de Berlín. Este palacio fue construido para celebrar el nombramiento de Bélgica como una nación independiente y en su interior también alberga varios museos como el Autoworld o el Museo de Historia Militar.
 

6. Palacio de la Justicia: este enorme palacio llegó a ser el edificio más grande del mundo durante su construcción en el 1883 y a día de hoy sigue siendo impresionante. Visitar esta joya arquitectónica y su interiores uno de los imprescindibles de la ciudad. Es la sede de los Tribunales de Justicia belga y completamente gratuito.

7. Rue des Bouchers: es la calle de terracitas y restaurantes turísticos con más encanto de la ciudad (pero no la más recomendable para comer). Animada y bulliciosa a cualquier hora del día sí bien se merece dar un paseo por esta calle y contemplar el ir y venir de turistas y bruselenses entre los toldos de colores y camareros que os invitan a sentaros en su restaurante. Si os gusta el ambiente de esta calle y os apetece sentaros a comer hacedlo en Chez León

8. Janneken Pis: ¿sabías que también existe la versión femenina del niño meón de Bruselas? ella es Janneken Pis y fue creada en 1987 como encargo de un hostelero para dar promoción a su local. A día de hoy, sin ser tan conocida como el Manneken Pis, ya atrae también a cientos de turistas a ese callejón sin salida que la quieren conocer.

9. Atomium: es otro de los iconos de la ciudad que dibuja su skyline con un átomo gigante de 100 metrosy se construyó para la Expo Universal en 1958. Las esferas de este chocante edificio albergan salas de exposiciones y un restaurante conectados por escaleras mecánicas en el interior de los tubos. Sin mebargo puedes conformarte con hacerte la foto en el exterior porque por dentro no merece mucho la pena.

10. comer un gofre: un dulce de origen medieval y tan perfecto que ya se ha expandido por todo el mundo pero ¿cómo no lo íbamos a probar en su país de origen? eso sí, si quieres tomarlo como un auténtico belga huye de la nata montada, el helado, las fresas y los lacasitos. Ellos los toman solamente con azúcar glas para disfrutar de la deliciosa masa del gofre.


11. Berlaymont: es uno de los edificios más representativos de la UE, se encuentra en el Barrio Europeo (donde se encuentra la mayoría de las instituciones) y este en concreto alberga la sede de la Comisión Europea. La sala de plenos puede visitarse de manera gratuita y es posible incluso asistir a una sesión parlamentaria.

12. Alguna de las 3 rutas del cómic: desde los años 20 los belgas han tenido la necesidad de comunicar culturalmente mediante imágenes y viñetas, y así surgió el cómic. En el año 1991 se rehabilitaron multitud de edificios del centro decorando las fachadas con imágenes de los cómics belgas más famosos: Tin Tin, Los Pitufos, Lucky Lucke... y a día de hoy hay hasta 59 murales que se pueden recorrer en 3 rutas diferentes.

13. Comprar bombones belgas: el chocolate belga es uno de los productos más típicos del país. En la capital existen infinidad de tiendas especializadas en chocolate en todas sus modalidades. Por tanto, un buen souvenir para compartir al regresar a casa podrían ser uno bombones de praliné y las marcas con las que seguro acertarás son Leonidas y Godiva.

14. La Catedral de San Miguel y Santa Gúdula: es uno de los monumentos más importantes y bellos de la ciudad: un templo gótico del siglo XIII. Debido a varios saqueos que sufrió a lo largo de su historia, el interior de la catedral es bastante austero aunque su estado de conservación es bastante bueno y es muy interesante de visitar por dentro.

15. Porte de Hal: es la única puerta-torreón de las 7 que han sobrevivido a lo que en la Edad Media fue la muralla que protegía la ciudad de Bruselas. Además tenía función de prisión pero a día de hoy es uno de los museos más antiguos de Bélgica: Reales Museos de Arte e Historia. La visita a la torre no solo merece la pena por el museo sino por la belleza del edificio en sí.


16. Rue Neuve: es una de las arterias y la calle peatonal de las compras bruselense por excelencia, la calle que no falta en ninguna ciudad y donde siempre encontrarás las mismas cadenas internacionales. Edificios enormes, ir y venir de la gente y buen olor a gofres y chocolate de los puestos de comida rápida. Antes o después acabarás paseando por aquí.

17. Bolsa de Bruselas: es uno de los puntos de referencia del centro de la ciudad y lugar de encuentro tanto de locales como turistas. Por la noche la zona suele tener mucho ambiente porque las calles de alrededor están repletas de bares y restaurantes, sobre todo los fines de semana. 

18. Palacio Real: aunque no reside aquí, la monarquía belga tiene sede en este imponente palacio del siglo XIX en pleno centro de la ciudad. En su interior hay salas de reuniones, habitaciones para los invitados de Estado, algunos ministerios... y como otros palacios reales, solo se puede visitar en verano. Si tienes oportunidad visítalo; es muy bonito.

19. Barrio Europeo: en esta zona se encuentra el Parlamento Europeo y demás sedes principales como la Comisión Europea. Es curioso de visitar principalmente entre semana, en horario laboral. Podrás ver el ir y venir de los trabajadores y los edificios que tantas veces vemos en la tele como el Berlaymont.

20. Sagrado Corazón de Bruselas: construida a principios del siglo XX (relativamente reciente) es de un estilo un tanto peculiar y una de las más grandes del mundo. Recomiendo visitarla solo si se tiene suficiente tiempo porque está algo alejada.


Y hasta aquí las visitas imprescindibles en un viaje a Bruselas, pero no te conformes solo con esta ciudad. Reserva algún día para visitar cualquier otra ciudad o pueblecito belga aprovechando la facilidad que ofrece Bélgica para desplazarnos ya que es muy pequeño. No te pierdas esta lista!   >> Guardar en Pinterest


 También te puede interesar 

No hay comentarios:

Publicar un comentario