Qué ver en Ámsterdam


Ámsterdam no es el concepto de ciudad al que estamos acostumbrados. A pesar de ser una ciudad sacada de un cuento navideño, con sus canales y acogedoras casitas que te envuelven en un ambiente de ensueño, la ciudad es muy variada, cosmopolita, alternativa y transgresora; con espacio para cualquier tipo de ocio y actividad. Vamos, que sean cuales sean tus intereses quedarás satisfecho. >> Guardar en Pinterest

La capital holandesa te envolverá en un ambiente donde el tiempo no parece pasar y aunque a penas hay monumentos para visitar o comida tradicional, la oferta es bastante variada. Podrás combinar una visita cultural a cualquiera de sus museos, tranquilos paseos por sus calles, degustar platos de cualquier parte del mundo y vivir la marcha de sus locales únicos y de los más animados de Europa. Ahora solo me queda desearte una feliz estancia en Ámsterdam :)





1. Coffee Shops: para muchos es el principal motivo para visitar Ámsterdam. Como ya sabes, en Holanda está permitida la venta y el consumo del cannabis y en estos locales puedes comprar porros hechos directamente, fumar en cachimba, comer bizcochos o tomar té con esta sustancia. Pero cuidao porque en muchos de estos lugares no se vende alcohol y no se permite fumar tabaco. 

2. Canales de Ámsterdam: es lo primero que vamos a ver en Ámsterdam y lo que nos viene a la mente si pensamos en la ciudad. Desde su casco antiguo hasta los anillos que se crearon posteriormente para ampliar la ciudad: los canales se pueden descubrir a pie o en barco, aunque la segunda opción siempre es un acierto para una primera toma de contacto con la Venecia del norte.

3. Barrio Rojo: es otro de los principales atractivos de la ciudad. Es casi inevitable dejarse caer por allí, especialmente por la noche cuando más ambiente hay. En pleno centro, los turistas curiosos se pasean entre luces de neón y tiendas eróticas para contemplar a las chicas sin ropa que alquilan los escaparates. Este barrio es muy seguro incluso por las noches.

4. Plaza Dam: la plaza más importante situada en el centro de la ciudad. En torno a esta plaza fue creciendo la ciudad y ahora es un lugar lleno de vida, rodeado de hermosos edificios como el Palacio Real, el centro comercial Magna Plaza o la iglesia Nieuwe Kerk. Es un buen punto de partida para comenzar a recorrer la ciudad.

5. Bloemenmarkt: si hay algo que encanta a los holandeses son las flores, especialmente los tulipanes. Con 140 años de historia, este mercado de flores flotante en el canal es conocido en el mundo entero. Aquí puedes comprar todo tipo de plantas y flores, semillas y otras cosas de jardinería. Es un placer para los sentidos especialmente en primavera y comprar u bulbo de tulipán para llevar a casa es un recuerdo original. 



6. Heineken Experience: es el museo interactivo de la famosa verde, la cerveza Heineken. Conocerás la historia, los ingredientes y todo lo relacionado con la marca y el proceso de elaboración en esta destilería del 1867. Es una mezcla entre la innovación y el marketing de la exposición combinada con las antiguas estancias donde se encuentran las calderas que se utilizaban para la fabricación de la cerveza que al final de la visita podrás degustar.

7. Vondelpark: es el pulmón verde de Ámsterdam y el parque más grande de la ciudad. Se puede llegar hasta él a pie y es ideal para dar una vuelta en bicicleta, caminar o simplemente para desconectar y relajarse. Si hace buen tiempo el parque invita a hacer un picnic y si paseas por allí una noche de verano hasta puedes encontrar alguna actuación de música en directo.

8. Alquilar una bicicleta: y recorre la ciudad. Te sorprenderá nada más llegar la cantidad de bicis que circulan y quedan en cualquier lugar. Es una ciudad muy adaptada a la bicicleta ya que es pequeña y al estar atravesada de canales por todas partes resulta mucho más cómodo. Además es un gran gesto a favor del medio ambiente, pero ojo ¡siempre tienen preferencia!

9. Leidseplein: esta plaza es una de las zonas con más vida de la ciudad: tiendas, bares, restaurantes, discotecas, hoteles y también el casino de la ciudad. De día es una buena zona de compras y los artistas callejeros entretienen a los turistas y gente que esté sentada en las terrazas. De noche es buen lugar para comenzar la fiesta en Ámsterdam, una de las ciudades nocturnas más animadas de Europa.

10. Quesos holandeses llamados allí kaas, son conocidos a nivel mundial. Con una historia que les remonta a varios siglos atrás y una gran infinidad de pastos, granjas y fábricas de queso, Holanda llegó a ser conocida como "el país del queso". Cada ciudad tiene un tipo que queso diferente, pero seguro que conoces la mayoría: Gouda, Edam, Maasdam, ahumado... ¿qué tal si visitas un mercado de quesos?



11. Una foto con unos zuecos: con tantos pastos y granjas, los 'klompen' se han convertido en otro de los elementos más representativos de Países Bajos. Son unos zuecos de madera que se usaban para caminar por la tierra húmeda o encharcada y los más antiguos que se han encontrado datan del siglo XIII. Si no te compras unos de recuerdo, busca unos zuecos gigantes donde hacerte una foto graciosa. 

12. Iglesia de Westerkerk: Como curiosidad puedes tener una vista de Ámsterdam desde lo alto y verás que es como una ciudad de juguete. Sube a la torre de la iglesia que con sus 85 metros de altura tiene las mejores vistas de la ciudad y es el único atractivo que tiene a parte de su órgano, pues su interior es muy austero.

13. Casa de Ana Frank: la ciudad está marcada por una época muy concreta de su historia y uno de sus vestigios más significativos es la casa donde vivió Ana, una niña alemana protagonista del famoso diario. La familia de Ana fue una de las miles de familias judías perseguidas por la ocupación nazi en la II Guerra Mundial. Se escondieron durante años en el sótano de esta casa junto a otra familia judía, hasta que alguien los delató y fueron enviados a los campos de concentración donde murieron todos.

14. La casa más antigua de Ámsterdam: Het Houten Huis es la casa más antigua y data de 1420. Es una de las dos únicas casas que se conservan de madera en la ciudad, pues poco después se prohibió su construcción tras varios incendios desastrosos. Está situada en Begijnhof. La casa más pequeña de Ámsterdam y del mundo se encuentra en Single 7 y mide tan solo un metro. Aunque realmente se trata de la fachada trasera de una casa más ancha por delante.

15. Museo de Van Gogh: está dedicado exclusivamente al pintor holandés y es el museo más visitado de Países Bajos. Seas amante del arte o no, es interesante de ver. Está ordenado cronológicamente de manera que conforme se avanza por el museo se recorre la vida del pintor con sus más de 700 obras y se aprecia así como su vida fue atormentándose hasta tal punto que se cortó la oreja izquierda. 


Ámsterdam es una opción perfecta para una escapada de fin de semana entre amigos o en pareja: una ciudad mágica y hermosa, pequeña y fácil de recorrer a pie (o en bicicleta) que también ofrece un toque cultural. A mi me dejó con la boca abierta con cada calle y cada rincón, nada más salir de la estación y estoy deseando volver ya. Si quieres alargar tu estancia también puedes conocer algún pueblo cercano con alguna excursión. ¿Has estado en Ámsterdam o te gustaría ir? ¿qué fue lo que más te gustó? >> Guardar en Pinterest


 También te puede interesar 

5 comentarios:

  1. Que bien! gracias por compartir la información.
    A mi también me gusta mucho viajar y también le comparto mi Blog espero le guste:
    http://mifotogalery.blogspot.mx/

    ResponderEliminar
  2. Excelente artículo y muy útil.

    ResponderEliminar
  3. Hola Andrea!! Muy completo tu artículo. Nosotros hemos viajado a ámsterdam y nos ha gustado mucho esta ciudad, de hecho hemos creado un artículo que puede que te guste relacionado a la Cultura de Ámsterdam. Aquí de lo dejamos. https://bit.ly/2uDKTCa :) Un fuerte abrazo

    ResponderEliminar