Qué ver en Bélgica

Bélgica es un pequeño país fácil de conocer gracias a su reducido tamaño y distancias cortas. Es un error hacerse la imagen de un país serio solo por albergar instituciones como la OTAN o la UE, pues es un destino precioso para viajar y un placer gastronómico, pues las mejores cervezas del mundo solo es una parte de lo que nuestro paladar podrá degustar.

Sus ciudades y pueblos te harán viajar en el tiempo e introducirte de lleno en la Edad Media a través de lugares de ensueño, donde incluso podrás conocer parte de la historia de España en la preciosa región de Flandes. Una arquitectura única donde las coloridas calles y plazas parecen escenarios caprichosos sacados de un cuento de princesas. Prepara la cámara para hacer verdaderas fotos de postal. ¿listx?



1. Bruselas: la capital de este pequeño país y de la Unión Europea. La ciudad más grande, moderna y cosmopolita, pero también con historia y una arquitectura que la hace única. Ciudad perfecta para probar la gastronomía belga, pasear descubriendo su arte callejero y como base para un viaje para recorrer Bélgica. >> Clica aquí para ver con detalle.

Región de Flandes:

2. Brujas: un pueblecito de cuento, calles medievales, canales y riachuelos con cisnes, puentes y casitas de colores. Podría ser el pueblo más bonito que hayas visto nunca o uno de los más bonitos del mundo. Es obligatorio hacer una parada aquí, casi tan imprescindible como la propia capital del país.

3. Gante: es otra de las joyas de la región de Flandes y una visita que no debes dejar pasar. La combinación entre una ciudad universitaria y animada con un centro histórico medieval. Aunque el palacio que vio nacer a Carlos I de España ya no existe, es un placer perderse entre sus castillos medievales, antiguas iglesias y palacios.

4. Amberes: la segunda ciudad más poblada de Bélgica, capital mundial de los diamantes y uno de los puertos marítimos más importantes del mundo. Con una historia arraigada al comercio naval, en su día Amberes fue de las ciudades más ricas y centro cultural de Europa, donde nació Rubens. Podemos observar el esplendor del que gozó recorriendo su casco antiguo y su encantadora plaza.

5. Lovaina: pequeña ciudad cerca de Bruselas conocida por sus cervecerías, con la universidad más antigua del país. El buen ambiente universitario, los restaurantes y zonas de ocio se entremezclan con la bellísima arquitectura del casco antiguo de la ciudad y su Ayuntamiento que sobrevivió a la I Guerra Mundial.

Fachadas de los edificios de la Grand Place

6. Malinas: es una ciudad monumental no tan conocida como las anteriores pero igual de medieval y encantadora, con esa peculiar arquitectura en casitas, iglesias y palacios. Capital de Borgoña y ciudad donde nació y creció Carlos I de España junto a su tía Margarita de Austria.

Región de Valonia:

7. Durbuy: es la ciudad más pequeña del mundo, o al menos así se dan a conocer. Un pequeño pueblo encantador rodeado de naturaleza y atravesado por un río, con cierta influencia francesa. Es el destino ideal para retirarse a descansar, para hacer una escapada rural y conectar con la naturaleza.

8. Dinant: conocida como la hija del río Mosa, es un pueblecito de postal muy tranquilo con cierto aire medieval. Este pintoresco pueblo transcurre a orillas del río desde donde se contempla un entorno precioso, rodeado por un macizo rocoso y su castillo. Dinant también fue testigo de la creación del saxofón, gracias a Adolph Sax.

9. Lieja: su esplendor del pasado le otorga un encanto peculiar y algo decadente. Lieja es una ciudad grande y la eterna olvidada de Bélgica, sin embargo también es la ciudad ardiente. Es una ciudad alegre, vibrante y con carácter, de espíritu abierto, cosmopolita y mucho ambiente universitario. No olvides probar los auténticos gofres de Lieja!

10. Las Ardenas: es una región dominada por la naturaleza en estado puro: ríos, bosques frondosos y montañas donde se esconden castillos, pueblos medievales y abadías, un lugar mágico que da lugar a infinidad de leyendas. Aun son visibles las cicatrices del ataque alemán durante la II Guerra Mundial donde se cuenta que hubo más 20.000 víctimas mortales.

Grote Markt, Malinas

Aunque no lo es todo, recorriendo estos lugares podríamos dar por conocido este pequeño país y no por ello debemos descartar una próxima visita. Siempre queda algo por conocer, ya sabes :D ¿Cuáles son las ciudades que más te han gustado o te gustaría visitar? cuéntame :)

 También te puede interesar 

No hay comentarios:

Publicar un comentario